MARGINAL


“En el poema “Diego Bonnefoi” ya no se puede decir que haya estribillo, salvo que tomemos cada verso como si lo fuera. Porque todos los versos se repiten todo el tiempo como un recordatorio (...) Por eso es que les performers (…) no leen, sino que usan su propio texto como los músicos la partitura”.

Libros chiquitos, Tamara Kamenszain